Los parques eólicos de León


Aunque nadie me lo haya pedido me considero autorizado para opinar sobre los parques eólicos de la montaña central leonesa, pues creo que mi tierra va más allá de la pequeña parcela que hollan “los” mis pies. Están surgiendo controversias en las redes sociales acerca de nuestras cosas domésticas y participar resulta muy tentador.

He de admitir mi radical oposición a la instalación de esos parques eólicos, no porque esté en contra de las energías renovables, a las que considero que son el futuro próximo, sino porque tratan de implantarse en zonas catalogadas como de alto valor ambiental por instituciones que no conceden tan alta distinción sin méritos suficientes.

Por si acaso no fueran estas razones de peso, me gustaría exponer con objetividad algunos argumentos de por qué no se deben instalar esos parques en espacios protegidos. Soy dueño de una pequeña placa solar para combatir la plaga de avispas asiáticas. ¿Alguien conoce algún particular que sea propietario de un aerogenerador?

Las placas solares son nuevas tecnologías – quizá no tan nuevas – al alcance de cualquiera que opte por la energía fotovoltaica. La energía eólica, en cambio, está en manos de multinacionales, generalmente compañías eléctricas, siempre reacias a la introducción de nuevas alternativas porque en las energias hidrahúlicas y de combustión fósil, tienen inversiones y jugosos ingresos hasta que, la rentabilidad o la publicación de leyes proteccionistas, las obligan a implantar otros modelos energéticos.

Las explotaciones de recursos naturales pueden pasar ominosas facturas en los lugares de aprovechamiento. Ya los romanos nos dejaron la impronta de su genio minero con yacimientos como las Médulas. Pero también nos legaron zonas erosionadas aún hoy en día en forma de cicatrices por la geografía leonesa. Más recientemente, otras explotaciones mineras como las del carbón, han llenado de escombro vistosos paisajes que nunca volverán a recuperarse. No al menos a manos de quien las ha deteriorado.

Tal vez muchos leoneses no conozcan el erial en que se han convertido notables enclaves de la Cabrera por la explotación de la pizarra. Enormes superficies, con pedruscos de diverso calibre diseminados por doquier, señalan el triste peaje de los lugares cuyos vecinos se benefician de la explotación de un único recurso. Pero ¿qué queda después de que dicho recurso deja de ser rentable? Por regla general, miseria y desolación.

Los defensores de la implantación de estos parques fían en ellos la supervivencia de su terruño. ¡Vana esperanza!. Quizá se precise mano de obra local al principio, para su instalación, algún beneficio en el hostal del pueblo, si lo tiene, y después, con suerte, un guarda. ¿Alguien conoce alguna localidad, algún ayuntamiento, que viva exclusivamente a costa de estos parques? Sin duda es una fuente de ingresos, pero de ahí a pensar en vivir de ellos, media un abismo. Los promotores de estos negocios invierten para obtener una rentabilidad no para enriquecer al paisanaje.

Opinar así no es estar en contra del progreso, es tratar de racionalizarlo. ¿Alternativas? León es lo suficientemente extenso como para presentar grandes áreas de insolación diaria y extensas zonas de barlovento en terrenos tan antropizados que el impacto medioambiental de huertos solares o parques eólicos en los mismos, sería asumible.

¿Y en cuanto a las zonas desfavorecidas de montaña? Pues aportarles comunicaciones y nuevas tecnologías para comodidad general, articular una economía basada en el turismo, ganadería y otros usos tradicionales de medios de vida y, porque no decirlo, la contribución económica, via reducción de impuestos e incluso aportaciones del estado. ¿Si nunca faltan fondos para la restauración de lugares de culto, queda algún desalmado que anteponga los donativos a los santos de madera a los de la gente de carne y hueso?

 

Artículo de Urbicum Flumen

Deja tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .