Pérdidas, desapariciones y olvidos: camuesas y otras manzanas autóctonas…


Por estas fechas recuerdo siempre los manzanales de mi abuelo…

Como otros muchos paisanos del pueblo, mi abuelo materno tenía una huerta con árboles frutales. Nunca presté demasiada atención a los nombres de las variedades cultivadas, pero había cuatro o cinco clases de manzanales, varias de perales, y un cirolar. Verde doncella, Morro de liebre, Reineta, o Golden eran alguna de las variedades que había en aquella huerta. También el vecino de mi abuelo, en una finca contigua tenía varios otros manzanales, diversas clases de cerezales, perales y otros frutales.

Entre toda aquella variedad de manzanas las que a mi más me gustaban eran las de San Juan, las cuales se daban a finales de junio. Aquellas manzanas coloradas tenían un aroma delicioso, eran dulces con un pelín de acidez, eran… eran sabrosas, en definitiva. Además, eran las primeras manzanas del año. Lo único malo de aquella fruta es que se echaba a perder enseguida y no se conservaba durante mucho tiempo. Quizás por esta razón el vecino siempre nos regalaba una caja llena de esas manzanas, o nos dejaba ‘atropar’ las que caían del árbol.

Diría que por aquel entonces, hace unos treinta y pico años o cuarenta, en mi pueblo había por lo menos doce o quince variedades de manzanas, todas ellas fácilmente reconocibles.

Todo esto viene al caso porque hoy vas a cualquier supermercado, a cualquiera, y encuentras tres variedades de manzana: Golden, Fuji y Royal Gala. Con un poco de suerte puedes encontrar Granny Smith o Pink Lady. Antes de entrar en nuevas consideraciones deberían saber que la Royal Gala es originaria de Nueva Zelanda, la Granny Smith y la Pink Lady fueron creadas en Australia, la Fuji en Japón y la Golden Delicious (así se llama) en EE.UU. Todas ellas tienen en común que provienen de diversas hibridaciones encaminadas a obtener un fruto que se conserve bien en cámaras frigoríficas y que soporte los traslados a grandes distancias. Por decirlo de alguna manera, son variedades bien adaptadas a una producción industrializada.

No es que sea un problema no poder encontrar manzanas reinetas en los supermercados, que lo es. Lo que es una desgracia es la terrible pérdida de biodiversidad que se ha producido en España en los últimos decenios y las manzanas son un buen ejemplo de ello. De muchos lugares han desaparecido los árboles frutales y casi todas las variedades autóctonas. Casi nada, pero a principios del siglo pasado en Asturias se cultivaban más de cien variedades de manzanas. En el caso de León, en el Madoz aparecen reseñado el cultivo de frutales y variedades hoy desaparecidas en muchos pueblos de la provincia. García de la Foz señalaba en 1867: “Los árboles frutales escasean en la parte oriental y sur de la provincia (…) cuya fruta es de excelente calidad. Pero donde mejor y más abundante se coge es en el Bierzo, y gozan de merecida fama sus camuesas y repinaldos, de exquisito sabor y aroma, por lo que sirven para regalos: sus guindas garrafales y sus melocotones ó pavias, nombre conocido en el país, y sus castaños y cerezas son tan buenas como las de Asturias”.  Creo que hoy ya no quedan ni camuesas ni repinaldos y en el Bierzo únicamente se cultivaban la Reineta parda (que, eso sí, tiene Denominación de Origen propia), la Golden y la Fuji.

Es posible que haya gente que sigue cultivando variedades tradicionales pero yo me preguntó por qué en los supermercados no se encuentran. Intuyo los motivos aunque no los voy a detallar. Lo que parece claro es que nos estamos perdiendo algo… y la reciente epidemia de Covid-19 ha dejado al desnudo algunas carencias de la agricultura industrializada.

En este sentido no estaría de más, volver la vista a la agricultura tradicional, ya que por ejemplo disponer de gran variedad de frutales respondía a un lógica ‘sabia’ por decirlo de alguna manera. Por ejemplo, optar por la diversificación en vez del monocultivo, reducían los riesgos frente a las adversidades climáticas; podía darse que las heladas acabasen con alguna fruta pero en los huertos había cerezales, manzanales, perales, nogales o cirolares. Muy difícil que fallase todo el mismo año.

En el caso de las manzanas, cultivar diversas variedades ‘autóctonas’ también tenía sus ‘ventajas’:

(i) Por lo general, las variedades autóctonas estaban bien adaptadas a las condiciones agroclimáticas ‘del país’ (comarca) especialmente en lo referido a precipitaciones, horas de sol, etc.

(ii) Había variedades más tempranas y más seruendas, lo que tenía una doble virtud. Por una parte la floración era escalonada y si venía alguna helada tardía es posible que ‘sólo’ dañase a alguna de las variedades, no a todas. Por otra parte, mientras que algunas variedades, como la ‘manzana de San Juan’ eran cosechadas a principios del verano otras eran recogidas ya bien entrado el otoño; es decir, durante unos cuantos meses la provisión de fruta estaba asegurada.

(iii) Si el año venía abundante en fruta, el agricultor podía vender parte del excedente en los mercados locales, podía hacer conservas (compota) o las podía utilizar para alimentar a los animales. Recuerdo que por ejemplo, las manzanas o peras que caían del árbol eran utilizadas para alimentar a los gochos.

(iv) Había variedades autóctonas de manzana que se conservan durante varios meses sin necesidad de cámaras ni frigoríficos. Es más, a diferencia de algunas variedades ‘industriales’ que se pudren o se ponen negras conforme maduran, las variedades autóctonas van ganando en dulzor conforme pasa el tiempo. Hay variedades como la calostra que todavía se cultiva en La Cabreira o en Sanabria que aguantan hasta abril o marzo bien almacenadas. Recuerdo como mi abuelo, en un cuarto oscuro y fresco colocaba un lecho de paja y depositaba allí las manzanas después de la cosecha. Teníamos manzanas hasta febrero o más adelante.

Bien, como decía, hoy los manzanales, no sólo los autóctonos, han desaparecido de muchos paisajes tradicionales y la pérdida es grande. Pero con la pérdida de las variedades autóctonas o tradicionales no sólo se pierden sabores, sino que también se pierden saberes. Detrás de cada variedad autóctona de manzana hay una historia, hay un conocimiento de siglos que se ha ido acumulando que se pierde para siempre y no se podrá recuperar… Como cuando se extingue un animal, para que me entiendan.

En fin…

Si quieres, en los comentarios puedes contarnos de las variedades de manzana que se cultivan o cultivaban en tu pueblo…

Si quieren ir recibiendo las entradas a medida que se publican en el blog, pueden suscribirse dejando su dirección de correo en un recuadro que aparece al final de este texto…

Deja tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .